viernes, 11 de mayo de 2012

Lenguaje Corporal: Apretón De Manos

Desde tiempos ancestrales existe la costumbre de saludarnos exponiendo las palmas de las manos en señal de que estamos desarmados y por tanto somos de fiar, es como un ritual de buenas intenciones, como sellar un pacto de buena fe e igualdad, ya que se le permite al otro entrar en la zona intima del espacio vital nuestro, demostrando con esto que se le confiere confianza. Actualmente estrechamos las palmas y las sacudimos en un gesto amistoso tanto al saludarnos como al despedirnos, y esto consiste básicamente en extender cada persona la mano derecha, tomando cada uno la mano del otro, palma con palma, sacudiéndolas al tiempo.  
Existen variables de este saludo que es interesante que las estudiemos y analicemos, ya que la forma en que estrechemos las manos va a influir en la forma en que nos perciban los demás.
Y es que sin pronunciar una palabra, es mucho lo que puedes decir con sólo estrechar las manos de otra persona, de hecho, podrías revelar lo que piensas de esa persona e imponer tu personalidad con tan sólo un  apretón de manos.
Como imponer nuestra personalidad mediante el apretón de manos
Para imponer nuestra personalidad y proyectar una imagen positiva, a la vez que firme, debemos acompañar el apretón de manos con una leve sonrisa, a la vez que establecemos contacto visual directo con la persona a la que estamos saludando, con esto estaremos diciendo en un lenguaje silente que somos personas dignas de confiar, con una personalidad bien definida y seguros de nosotros mismos.
Tipos de apretones de manos
 El político: muy practicado durante las campañas electorales, se usa tratando de generar confianza en quien lo recibe, se persigue también con éste  dar la impresión de ser honesto y de buenas intenciones. Cuando se da este tipo de apretón a personas con las cuales no existe mucha familiaridad puede causar el efecto contrario a lo que se busca. Se sugiere usarlo sólo con personas a las que se conoce muy bien. Una variación de este saludo consiste en apretar la mano del otro con la derecha, a la vez que se toca o estrecha el antebrazo u hombro con la mano izquierda. Esto lo hace aquel que quiere imponerse ante el otro, y mientras más alto lleve la mano izquierda más invade el espacio vital del otro.
El pescado: usado por personas poco entusiastas, frías y distantes, denota indiferencia total hacia la otra persona y un cierto grado de hostilidad.
La blandura de la  mano y la falta de entusiasmo de quien la da, hace que esta persona sea rechazada aún antes de pronunciar palabras. Si además la mano está húmeda y pegajosa, indica que la persona se encuentra nerviosa o tiene un carácter débil.
Este tipo de apretón de manos debe ser evitado ya que no está bien visto en las transacciones comerciales.
El delicado: Un tanto más firme que el anterior, pero aun así débil y distante, el apretón delicado también sugiere debilidad de carácter o desprecio hacia la otra persona. Aunque también puede ser usado por personas cuya profesión exige proteger sus manos, como en el caso de los cirujanos, pintores, etc. Como quiera que sea, debe evitarse su uso si se desea dar una imagen decidida y entusiasta. 
  El triturador: Usado por personas que desean aparentar ser muy seguras y de fuerte personalidad, este tipo de saludo causa molestias en quien lo recibe y contrario a lo que desea expresarse denota una personalidad insegura que mediante la fuerza trata de afirmar una  personalidad de la que carece. Evita hacer uso de este tipo de saludo.
 Siguiente artículo: El poder que ejerce la palma de la mano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada